La dieta cetogénica ha sido utilizada como tratamiento anticonvulsivo desde 1921. La dieta cetogénica (DC) se define como una dieta alta en lípidos, adecuada en proteínas y baja en carbohidratos que provoca cetosis, lo que minimiza los potenciales efectos secundarios sobre crecimiento.

La principal indicación de la dieta cetogénica es en pacientes con epilepsia resistente a fármacos, pero también como tratamiento de primera línea en ciertos síndromes epilépticos como los síndromes de Dravet, Doose y West.

Existen diferentes tipos de dieta cetogénica, entre ellos la dieta cetogénica con Triglicéridos de Cadena Media (TCM). Los triglicéridos de cadena media (TCM C6-C12) son más cetogénicos que los triglicéridos de cadena larga, estos últimos son más abundantes en los alimentos.

La introducción de TCM (MCT NM) en la dieta permitiría una mayor cantidad de carbohidratos, y por tanto una mayor palatabilidad y adherencia, sin que esto afectara su efectividad con respecto a la dieta cetogénica clásica. La dieta consiste en un 71% de grasas, un 19% de carbohidratos y un 10% de proteínas con un radio cetogénico de 1,2:1.

El contenido de TCM (MCT NM) suma alrededor del 60% del aporte calórico total. Para evitar algunos de los efectos reportados por la literatura de efectos indeseables como vómitos, diarrea y dolor abdominal algunos autores recomiendan hacer una modificación, disminuyendo la cantidad de TCM ( MCT NM) a un 30% – 45% del valor calórico total.